Un vals imperial

Captura de pantalla 2015-03-30 a les 16.22.02

El cuarto día en Berlín no madrugamos tanto y salimos algo más tarde del hotel. Desayunamos en una cafetería turca al lado del hotel. Mi padre pidió una herradura de hojaldre rellena de chocolate y plátano y mi madre y yo compartimos una Gefüllte Tesgtaschen de aceitunas negras (salado) y un Tahin Cörek de sésamo (dulce). La cosa salada de aceitunas estaba mejor. Por otro lado, como ahí sí tenían descafeinado, mi madre pudo tomar el primer café de todo el viaje. En total, el desayuno nos costó 6,10€.

01 Berlin 388 Esmorzar

En primer plano: a la izquierda, el Tahin Cörek y a la derecha, el Gefüllte Tesgtaschen

Para ese día habíamos elegido cosas que ya no estaban entre las principales de la ciudad, o al menos, no en nuestra lista de imprescindibles. En primer lugar, íbamos a ver el palacio de Charlottenburg. Para eso tomamos la línea U2 de metro en Bülowstraße, la parada que estaba enfrente de nuestro hotel, hasta Sophie-Charlotte Platz. Allí, podíamos coger el autobús 309 pero tenía una frecuencia de paso de 20 minutos y acababa de pasar, con lo que decidimos ir andando hasta el palacio por el paseo central de Schloßstraße, una calle ancha muy tranquila.

Una vez llegamos al palacio nos llevamos una grata sorpresa: no cerraban todo el lugar el mismo día de la semana, sino que un ala la cerraban los lunes y la otra los martes (lo vimos allí, pero la información de la página web dice que cierran todo el palacio los lunes). De este modo pudimos ver al menos la mitad del palacio. La entrada costaba 8€ pero había descuento para minusválidos a partir de grado 33%, así que yo pagué 6€. En cambio, no hay descuentos para la tercera edad ni jubilados.

01 Berlin 398 Schloss Charlottenburg 1

Nada más entrar al palacio pedí a mis padres que imitaran una estatua de unos enamorados y ¡me hicieron caso! 🙂 Luego, aprovechando su buena disposición y que éramos los únicos tres turistas visitando Charlottenburg les hice bailar un vals imperial en la sala de baile de Francisco el Grande, de estilo rococó. 

Después de grabar el baile de mis padres una vigilante del lugar me preguntó si tenía el tíquet de fotos. Le expliqué que no me lo habían advertido en la entrada y regresé a la puerta para comprarlo. Cuesta 3€. De este modo ya podía hacer todas las fotos que quisiera sin problemas.

El palacio de Charlottenburg tiene dos plantas y la visita empieza por la segunda que sin duda es la mejor. De hecho, la parte rococó es la más espectacular con la sala de baile como estrella indiscutible. Al final del ala que se visita hay una sección barroca que tampoco está mal. Del conjunto destacaría las paredes tapizadas y muchos muebles que son originales del siglo XVIII. 

Después de terminar de ver las salas de verano, se regresa al rellano de la escalera y se sigue con las habitaciones de invierno, aún en la segunda planta. Estas cámaras también tienen las paredes tapizadas pero son de estilo neoclásico y, por lo tanto, más austeras. A pesar de todo, hay salas bastante bonitas. 

Al terminar se baja a la primera planta donde apenas queda ninguna sala reconstruida. Cabe decir que las cámaras de la segunda planta son recreaciones del palacio original que fue destruido parcialmente durante la Segunda Guerra Mundial. Así, la primera planta es más bien una pinacoteca que cuenta, además de con pinturas, con algunos muebles y jarrones. La única excepción es la sala “japonesa”, que es más bien una mescolanza de cosas asiáticas.

Toda la visita la realizamos con la audioguía, que como en otros muchos lugares de Berlín, está incluida en el precio de la entrada y no es como en Japón que la has de pagar aparte. La cantidad de cosas que te cuenta de cada sala, personaje, pintura, mueble, etc. es abrumadora.

01 Berlin 491b Schloss Charlottenburg 94b

Para terminar la visita a Charlottenburg dimos un paseo por los jardines que al ser invierno no lucían mucho.

Desde allí fuimos a tomar chocolate al centro y de camino visitamos el Check Point Charlie, como os contaré en la próxima entrada.

___

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *